,

OSCARS 2022: CODA, LA GRAN SORPRESA Y WILL SMITH SE CONVIRTIÓ EN EL PROTAGONISTA DE LA NOCHE, Y NO POR GANAR EL ÓSCAR

Los Oscar hablan en lengua de signos. CODA, de Sian Heder, una emotiva película sobre una familia sorda y la comunicación intergeneracional, es la gran triunfadora de los galardones al lograr el Oscar a la mejor película, confirmando su creciente favoritismo de las últimas semanas. Jessica Chastain (Los ojos de Tammy Faye) y Will Smith (El método Williams) ganan los premios de interpretación, en una noche en la que Alberto Mielgo ha hecho historia con su Oscar al mejor cortometraje de animación por El limpiaparabrisas, el primero para España en una categoría de animación. Ni Penélope Cruz como mejor actriz, ni Javier Bardem, como mejor actor, ni Alberto Iglesias, en mejor música original, lograron dar la sorpresa. El espectáculo televisivo estuvo marcado por la agresión que Will Smith propinó a Chris Rock en uno de los monólogos tras una broma del cómico sobre la mujer de Smith.

CODA era la película con menos nominaciones de las 10 candidatas, pero convirtió las tres que tenía: mejor película, mejor guion adaptado y mejor actor secundario (Troy Kotsur). Quizá la de mejor guion adaptado sea la más sorprendente: Sian Heder traslada escena a escena La familia Belier, la película francesa de 2014 en la que se basa, cambiando el tono -y acertando plenamente- con un resultado muy emotivo (es prácticamente imposible pasar por la película sin derramar alguna lagrimita) aunque con un una narrativa y estética convencionales. En ese sentido, su triunfo recuerda al de Green Book en 2019 y se convierte en la película con menos nominaciones en ganar el premio gordo desde Gran Hotel en 1932.

Jane Campion logra el Oscar a mejor dirección por El poder del perro, el western sobre la masculinidad tóxica que partía con el mayor número de nominaciones. Era la segunda candidatura para la neozelandesa tras El piano (1993) y se convierte en la tercera realizadora en lograr el Oscar en toda la historia de los premios, tras los de Kathryn Bigelow por En tierra hostil (2009) y Chloe Zhao por Nomadland (2021). Netflix, que lleva más de un lustro porfiando por ganar el primer Oscar para una plataforma se ha visto superado por Apple TV -su rival más improbable de las streaming wars-, que compró CODA por 25 millones de euros tras el festival de Sundance de 2021.

Una gala marcada por la agresión de Will Smith a Chris Rock

La decisión de adelantar, durante la alfombra roja, ocho de los galardones (entre ellos el de Alberto Mielgo) resultó chocante ya que la propia Academia y los medios estadounidenses iban filtrando el resultado mientras las estrellas se apresuraban para entrar en el Dolby Theatre y poder apoyar a los nominados de las categorías excluidas de la ceremonia en directo. Cuando Beyoncé apareció en el escenario para inaugurar la gala, Dune llevaba ya cuatro galardones, inalcanzables ya para el resto de películas.

Además, la gala no pareció ganar en ritmo, sino más bien crecer en pausas publicitarias. Está por ver si los premios de ‘película favorita del público’, recibidos con frialdad por la platea, han ayudado a levantar la audiencia de una gala que cada año bate récords negativos. Las alusiones a la Guerra de Ucrania se redujeron a unos segundos de silencio y las tres presentadoras, Regina Hall, Amy Schumer y Wanda Sykes tampoco tuvieron un protagonismo exagerado.

Pero todo quedó eclipsado cuando, en su monólogo, Chris Rock bromeó sobre el pelo rapado de la mujer de Will SmithJada Pinkett, que padece una enfermedad rara cuyo tratamiento le ha hecho perder el cabello, preguntando a la actriz cómo llevaba el rodaje de “G.I, Jane 2” (en alusión a la película en la que Demi Moore era una soldado con el pelo al cero). Smith se levantó, abofeteó al cómico y al regresar a su asiento le increpó. Las dudas sobre si era un gag destemplado se despejaron cuando el actor minutos después subía a recibir su Oscar por El método Williams.