, , ,

LA MASCARILLA DEJARÁ DE SER OBLIGATORIA EN INTERIORES A PARTIR DE MAÑANA

Es oficial. Las mascarillas en el interior ya no serán obligatorias, ni siquiera en los colegios o en las empresas, salvo que los servicios de prevención laboral así lo decidan tras la evaluación del riesgo. El Consejo de Ministros lo ha aprobado hoy y se hará efectivo desde mañana, tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha sido la encargada de anunciarlo tras su aprobación y ha desgranado las excepciones ya conocidas: en el transporte público de viajeros (en el barco, en los espacios donde no se puede guardar la distancia de 1,5 metros), en los centros sociosanitarios (como las residencias de mayores, donde la llevarán los trabajadores y los visitantes) y en todos los establecimientos sanitarios asistenciales, esto es, hospitales, centros de salud, centros de transfusiones o farmacias, entre otros.
Se recomienda que sigan llevándolas los mayores de 60 años, inmunodeprimidos y embarazadas
Darias se ha mostrado feliz por el fin de esta restricción, aunque pidió a la población vulnerable (mayores de 60, inmunodeprimidos, enfermos crónicos y embarazadas) que las sigan llevando, así como que no se olviden de ellas los ciudadanos en general cuando haya aglomeraciones o acudan a eventos masivos. Sin embargo, luego ha recordado que no hay obligación de llevarla, por ejemplo, en los partidos de fútbol.

La titular de Sanidad ha justificado, de nuevo esta medida adoptada antes de que se conozca la evolución de la pandemia tras las vacaciones de Semana Santa, en la buena evolución de los datos y en el alto porcentaje de vacunados: el 92% de los mayores de 12 años (39 millones de personas) ha recibido la pauta, el 80% de los mayores de 40 (24 millones) tiene la dosis de refuerzo y más del 50% de los niños de entre 5 y 11 años cuenta con la pauta completa, lo que ha reducido la gravedad de la infección. “El riesgo en casi todo el territorio en este momento es bajo”, ha indicado Darias.

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez, ha calificado el fin de la obligación de llevar mascarillas en casi todos los espacios interiores como “un gran día”, un paso más hacia la normalidad que supone la recuperación de las sonrisas y los gestos de los ciudadanos. Eso sí, ha vinculado el desprendimiento de las mascarillas con una recuperación de la normalidad que se ha traducido en una campaña turística en Semana Santa casi similar a las anteriores de la pandemia, con casi entre el 80 y 90% de ocupación y un incremento de las contrataciones de empleo.