El president ha participado en la clausura del ‘XIX Congreso de Directivos’ de la Fundación CEDE, acto presidido por Su Majestad el Rey Felipe VI

“No es tiempo de trincheras, sino de puentes”, señala el máximo responsable del Consell, que considera “más necesaria que nunca” la alianza entre lo público y lo privado

“Eso es lo que proponemos: estabilidad, seguridad, y confianza, una confianza que hace que en el cuarto trimestre de este año crezca un 12% el índice de confianza empresarial en la Comunitat Valenciana, por encima de la media española”, subraya

Redacción: El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha reivindicado la “receta” de la “unidad” para salir de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19 y ha propuesto seguir la vía de la “estabilidad”, el “diálogo” y las “alianzas” que ofrece la Comunitat Valenciana.

El president ha participado en la clausura del ‘XIX Congreso de Directivos’ de la Fundación CEDE que, con el lema ‘El tiempo del liderazgo transformador’, se ha celebrado en València, un acto que ha sido presidido por Su Majestad el Rey Felipe VI y que ha contado también con las intervenciones de la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y del presidente de la Fundación CEDE, Isidro Fainé.

“Hoy, más que nunca, es el tiempo del diálogo, la estabilidad y de las alianzas. Eso es lo que proponemos y hacemos desde la Comunitat Valenciana: frente a los territorios de la confrontación que desorientan a la sociedad, unidad; frente al rupturismo que crea inseguridad jurídica, estabilidad; frente a los partidismos estériles, diálogo”, ha señalado el president.

Ximo Puig ha defendido que “la responsabilidad y el sentido común -el ‘trellat valencià’- es la base sobre la que se cimenta nuestra recuperación”, porque “en medio de tanto ruido irresponsable y tanta furia interesada, el diálogo social ha funcionado en la Comunitat Valenciana y debe funcionar en todos los territorios de España”. “Ese es el bien más valioso que hoy podemos exportar al conjunto de España desde esta tierra de comerciantes, de industriales, de emprendedores”, ha continuado.

Tal y como ha enfatizado, “no es hora de trincheras, sino de puentes”, dado que “lo que no suma, resta, y lo que resta, divide”. Por ello, ha insistido en que “es la hora de la buena política: la que no siembra dudas, sino que ofrece certezas”.

“Eso es lo que proponemos: estabilidad, seguridad, y confianza, una confianza que hace que en el cuarto trimestre de este año crezca un 12% el índice de confianza empresarial en la Comunitat Valenciana, por encima de la media española, y que las grandes empresas españolas -como saben las entidades financieras-, sepan que son bienvenidas aquí”.

“Elegir a València para este congreso es una apuesta por una España integradora, es una apuesta por esa España diversa que entiende todas las realidades”, ha indicado el jefe del Consell, para agregar: “rupturismos, ninguno; visiones uniformizadoras, tampoco”.

En esta línea, Ximo Puig ha manifestado que, para superar el actual desafío, “España va a necesitar de todos sus territorios”. Ha reivindicado así la necesidad de “un país más equitativo, sin macrocefalias ni crispación”.

Según ha señalado, “defender hoy la institucionalidad es poner las bases certeras de la recuperación y, sobre todo, garantizar la convivencia”. “La receta es la unidad”, ha señalado el president, algo que, tal y como ha recordado, también pudo verse cuando “hace 9 años, juntos, acabamos con el terrorismo”.

Alianza entre lo público y lo privado

Puig ha manifestado a este respecto que “los grandes presupuestos no son suficientes, las grandes ideas son la clave”. “Por eso es más necesaria que nunca la alianza entre lo público y lo privado”, con “proyectos transformadores con dividendo social, pues no hay mayor ganancia que la del dividendo social”.

En un momento extraordinario como el que se vive a causa de la pandemia, “contamos con las palancas necesarias para impulsarnos tras la caída y también “con el mandato decidido de Europa para transformar nuestro tejido productivo, y contamos con el buen hacer de las empresas en este camino”, pero “no basta con las intenciones”, sino que “hay que acertar”, porque “se trata de transformar”, ha argumentado.