El Consell ha pedido el aval judicial del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para ampliar el toque de queda de 1.00 a 6.00 horas en 45 municipios más de la Comunidad Valenciana para hacer frente al incremento de los nuevos casos de covid-19. De esta forma, la Generalitat podría ampliar la medida a un total de 77 localidades de la autonomía que, de contar con el visto bueno del alto tribunal valenciano, verán limitada su movilidad nocturna desde el próximo lunes 26 de julio.

Entre las 17 localidades de la provincia de Alicante en las que se ha solicitado imponer la limitación de la movilidad nocturna está l’Alfàs del Pi, Alicante, Banyeres de Mariola, Benidorm, Callosa d’En Sarrià, Callosa de Segura, Calp, Dénia, Gata de Gorgos, La Nucía, Muro de Alcoy, Ondara, Pego, Santa Pola, Sax, Teulada y La Vila Joiosa. De esta forma, estos municipios se unen a San Vicente del Raspeig, que es el único de la zona en el que está vigente el toque de queda en la actualidad.

En el documento que se ha presentado al TSJCV también figuran las localidades valencianas de Albal, Alboraya, Alcàsser, Alfafar, Alginet, Almussafes, Benaguasil, Benetússer, Benifaió, Bétera, Buñol, Canals, Chiva, Foios, Godella, L’Eliana, L’Olleria, Manises, Massamagrell, Massanassa, Meliana, Museros, Oliva, Paiporta, Picassent, Pobla de Farnals, Pobla de Vallbona, Puçol, Puig, Rafelbunyol, Requena, Riba-roja de Túria, Rocafort, Sagunto, Silla, Sueca, Tavernes de la Valldigna, Turís, Utiel, Vilamarxant y Xeraco.

En lo referente a la provincia de Castellón —en la que por el momento el toque de queda solo afecta a Benicàssim— se suman los municipios de Alcalà de Xivert, Almenara, Borriana, Borriol, Onda, Oropesa del Mar, Peñíscola, Torreblanca, Vila-real y Vinaròs.

El pasado 12 de julio, el alto tribunal valenciano ya dio el visto bueno a la restricción de la movilidad nocturna entre las 1 y las 6 horas en 32 localidades de más de 5.000 habitantes con mayor riesgo epidemiológico por Covid-19. Actualmente la medida está en vigor hasta el domingo en 32 poblaciones de la Comunidad, 30 de ellas en la provincia de Valencia, entre ellas la ciudad de València y otras poblaciones de más de 30.000 habitantes como Gandía, Paterna, Mislata, Aldaia, Burjassot, Xirivella y Alaquàs. De la provincia de Castellón solo figura la población turística de Benicàssim, y de la de Alicante, el municipio de San Vicente del Raspeig.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ya adelantó ayer que la Comisión Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la Covid-19 de este jueves adoptará medidas “protectoras” para “incorporar al toque de queda” a municipios en los que la incidencia de la covid-19 “esté alcanzando mayores niveles”.

El pasado 12 de julio, el alto tribunal valenciano ya dio el visto bueno a la restricción de la movilidad nocturna entre las 1 y las 6 horas en 32 localidades de más de 5.000 habitantes con mayor riesgo epidemiológico por Covid-19. Actualmente la medida está en vigor hasta el domingo en 32 poblaciones de la Comunidad, 30 de ellas en la provincia de Valencia, entre ellas la ciudad de València y otras poblaciones de más de 30.000 habitantes como Gandía, Paterna, Mislata, Aldaia, Burjassot, Xirivella y Alaquàs. De la provincia de Castellón solo figura la población turística de Benicàssim, y de la de Alicante, el municipio de San Vicente del Raspeig.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ya adelantó ayer que la Comisión Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la Covid-19 de este jueves adoptará medidas “protectoras” para “incorporar al toque de queda” a municipios en los que la incidencia de la covid-19 “esté alcanzando mayores niveles”.

Mañana, jueves 22 de julio, se reúne la Mesa Interdepartamental donde se acabará de perfilar el alcance de estas medidas anticovid que sin duda se regirá por la “prudencia” a la que siempre hace referencia el president Ximo Puig cuando se habla de pandemia.