,

Ribera da visibilidad a la diversidad funcional a través de la exposición “Slow E-motion” en sus hospitales de Torrevieja y Vinalopó

El grupo sanitario Ribera acoge en sus Hospitales
Universitarios de Torrevieja y Vinalopó la exposición fotográfica Slow E-motion, fruto de la
colaboración entre la Fundación Asindown y el Club de las Primeras marcas de la
Comunidad Valenciana, del que forma parte el grupo Ribera.
Con motivo de la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down el próximo 21 de
marzo, a través de las fotografías que ambos hospitales han expuesto se da visibilidad a
los valores de las personas, así como invitan a hacer una reflexión sobre lo rápida que va la
vida. Slow E-Motion se gestó a partir del momento en que la Fundación Asindown y el Club
de Marketing decidieron poner en común unos valores centrados ante todo en el bienestar
de las personas, en la búsqueda de la felicidad, en disfrutar de la vida desde la calma.
Esta exposición, fruto de la colaboración de Ribera con la Fundación Asindown, forma parte
del programa de Responsabilidad Social cuyo principal objetivo es mejorar la calidad de
vida de los pacientes de Ribera, independientemente de su condición. Slow E-Motion
propone la construcción de una sociedad más inclusiva donde lo lúdico es el factor de la
vértebra. “Con estas fotografías apostamos por la defensa de los derechos de las personas
con Síndrome de Down y la discapacidad intelectual, para que puedan llegar a desarrollar
el proyecto de vida que cada uno determine y sean ciudadanos activos de pleno derecho”.
Cabe destacar que, en este sentido, el grupo Ribera cuenta con un plan de atención a
pacientes con diversidad funcional severa o grave con el fin de garantizar la accesibilidad
universal en la atención sanitaria, así como mejorar la experiencia de estos pacientes y su
calidad de vida.

Los principales objetivos de la atención prestada a los pacientes beneficiarios de este Plan
son minimizar, en la medida de las posibilidades, el tiempo de espera entre la llegada del
paciente al centro sanitario y el momento de la visita, acceder al interior de las consultas
médicas acompañados por el cuidador principal, siempre y cuando la situación clínica del
paciente lo permite, y adaptar las agendas y citas de los profesionales para asegurar el
tiempo mínimo necesario para la asistencia de los pacientes con diversidad funcional
severa o grave, así como establecer un programa de formación dirigido a los profesionales
que garantice la implementación del plan de atención a estos pacientes.