El hospital de campaña de la provincia de Castellón recibe desde hoy a pacientes con diagnóstico de COVID-19 y pronóstico leve o moderado, iniciando así la actividad hospitalaria en este recinto anexo al Hospital General Universitari de Castelló.

Redacción: La puesta en marcha del hospital de campaña favorece el ingreso de pacientes con mayor gravedad en las plantas de hospitalización de los hospitales comarcal de Vinaròs, la Plana de Vila-real y el mismo General de la ciudad de Castellón, aliviando así la presión asistencial derivada de la grave situación epidemiológica en la provincia. De hecho, la actividad se ha iniciado con ocho pacientes provenientes de estos tres centros hospitalarios de la provincia.

La Conselleria de Sanitat anunció recientemente que el hospital de campaña de Castellón contará en esta primera fase con hasta 80 camas, que podrían ampliarse sucesivamente a medida que fueran necesitándose.

Procedimiento de derivación de pacientes consensuado

El procedimiento de derivación de pacientes, coordinado por la Dirección General de Asistencia Sanitaria y consensuado con los tres centros hospitalarios de la provincia, establece que el hospital de campaña asistirá a pacientes mayores de 18 años, no dependientes, con PCR positiva en COVID-19 que hayan estado previamente ingresados en uno de dichos hospitales, que se encuentren en fase de resolución de la enfermedad y que en el caso de presentar insuficiencia respiratoria, pueda corregirse con flujos bajos de oxígeno. En algunos casos también pueden ingresar en esta instalación, pacientes que además de su situación clínica, refieran circunstancias sociales o familiares que les impidan mantener un aislamiento adecuado en sus domicilios o carezcan de recursos y o acceso a cuidados básicos.

Esta infraestructura, totalmente equipada con el material necesario, se divide en diferentes alas de hospitalización que cuentan cada una con sus respectivos controles de enfermería y salas médicas. Asimismo, el hospital de campaña también está dotado con tomas de oxígeno y, en caso de ser necesario, con respiradores. El personal adscrito se irá adecuando al número total de pacientes que vayan ingresando.

Desde su instalación en un terreno anexo al Hospital General de Castellón, el hospital de campaña ha servido de apoyo a las actividades hospitalarias como punto de extracción de pruebas en los test de seroprevalencia a la población, área de pruebas complementarias y electrocardiogramas en preoperatorios, punto de vacunación, tanto en la campaña de la gripe como en la del coronavirus y zona de refuerzo del Servicio de Urgencias, tanto para sala de espera como para sala de preingreso.

El hospital de campaña está conectado a los bloques principales del Hospital General a través de un ‘finger’ o pasillo que llega directamente al Servicio de Urgencias.

Cabe recordar, que la semana pasada entró en funcionamiento en el hospital de campaña la sala de preingreso que acoge pacientes estables con diagnóstico de COVID-19 que tras la correspondiente atención y valoración clínica por parte del Servicio de Urgencias, precisan ser ingresados en planta. La estancia en esta sala se limita al tiempo mínimo necesario para realizar la gestión de acogida desde la planta, como puede ser la asignación de cama, la limpieza de la habitación tras un alta o el traslado y atención de otros pacientes.

De la misma manera que el resto del hospital de campaña, la creación de esta sala de preingreso ha favorecido que los equipos de urgencias puedan seguir atendiendo pacientes en espera, ya que libera boxes de atención, contribuyendo a una mejor gestión asistencial ante el incremento de atenciones derivadas del empeoramiento epidemiológico en la provincia.