,

El Balnmano Torrevieja Salud no puede competir en casa de Algemesí

El equipo de Torrevieja caía en en la pista del tercer clasificado por 27 – 13

La derrota provoca la pérdida de la cuarta plaza para los chicos de Antonio Cámeron

Crónica de Rafa Ballester: El Balonmano Torrevieja Salud Mare Nostrum no podía con un gran Viscoconfort Maristas de Algemesí en el partido celebrado en el pabellón 9 de octubre de la localidad valenciana. Los de Antonio Cámeron estuvieron en todo momento por detrás del luminoso y sin poder hacer frente a la defensa planteada por los locales llegando al final del encuentro con el 27 – 13.

No sería un partido cómodo para los salineros en ningún instante. El equipo chocaba con la defensa y la portería local. Ambas funcionaron a la perfección y anularon el juego propuesto por el Torrevieja Salud. El equipo sufría también la baja de Álvaro Mallols, uno de los hombres importantes en el esquema de Antonio Cámeron, que tenía que abandonar el 40×20 tras un fuerte golpe en su mano derecha.

Sin encontrar la manera de reaccionar el marcador al descanso sería de 14 – 5 para los algemesinenses.

En la reanudación el equipo local solo tendría que administrar la renta conseguida. Lo haría manteniendo un gran nivel defensivo que no bajaría a pesar de que la ventaja en el luminoso fue cada vez más amplia. Con un equipo salinero desdibujado el marcador acabaría marchándose hasta el 27 – 13 final.

La derrota desplaza al Balonmano Torrevieja Salud Mare Nostrum a la quinta plaza antes de visitar la próxima semana la pista del Club Balonmano Mislata, conjunto que ocupa la décimo primera posición con once puntos, la mitad que los salineros. El choque entre ambos conjuntos está programado para este sábado uno de febrero a partir de las seis de la tarde.

Por el Balonmano Ilicar jugaron: Salva García(p), David Guillén (4), Marco, Salva Esteve, Diego (1), Álvaro Mallols  y  Maxim Balashov– siete inicial. También jugaron: Sergio García (p),  Joaquín López (4), Rafa Ballester, Carmona (1), Dani Orviz, Antonio Hódar (2), y Antonio Pérez.

Foto: Karina Balashova