,

Ábalos apuesta por avanzar en la humanización de nuestras ciudades haciendo que los peatones conquisten terreno al automóvil

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha apostado por avanzar en la humanización de nuestras ciudades haciendo que los peatones conquisten terreno al automóvil.

Redacción: Se trata de una oportunidad, según ha expresado, para reconfigurar las políticas de movilidad y avanzar en la humanización de nuestras ciudades.

En la reunión por videoconferencia con alcaldes y alcaldesas de los principales municipios españoles, el ministro ha asegurado que el mayor reto en la desescalada en cuestión de movilidad se encuentra en las grandes ciudades.

Para Ábalos, se trata de un ámbito en el que confluyen los sistemas de transporte masivos de competencia estatal, autonómica y municipal, donde se deben centrar esfuerzos para garantizar la seguridad, especialmente en las horas punta.

En este sentido, el responsable del Departamento ha resaltado la importancia del papel de las corporaciones municipales y de sus máximos representantes en el camino hacia la nueva normalidad. De ellos ha asegurado que son los mayores conocedores de las características y dificultades a las que se enfrentarán las ciudades a lo largo de este proceso.

El ministro ha hecho especial hincapié en la coordinación y la necesidad de compartir y armonizar soluciones de conjunto, independientemente del ámbito competencial. Según ha declarado, esa ha sido la fórmula adoptada por el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbanan (Mitma) para enfocar la solución del problema: a través de reuniones y grupos de trabajo entre ministerios, comunidades autónomas, consorcios de transporte y a nivel europeo.

En concreto, y centrándose en el ámbito nacional, Ábalos ha informado de que se ha formado un grupo de trabajo liderado por la directora general de Transporte Terrestre y el resto de CC.AA. que refleja el trabajo coordinado de un conjunto de administraciones con un objetivo común. Y la intención de Mitma es conseguir el mismo nivel de fluidez y colaboración con las ciudades, según añadió.

Medidas y recomendaciones

El primer resultado de este trabajo consensuado llevado a cabo con las autoridades autonómicas ha sido la presentación de una “Guía y recomendaciones desescalada en transporte urbano y metropolitano” y de un “Conjunto de recomendaciones para el uso del transporte público”, tal y como ha informado el ministro. Las medidas incluidas se centran en alcanzar tres objetivos:

1. Incrementar la oferta: Todas las administraciones competentes en transporte deben garantizar la máxima oferta desde una perspectiva multimodal, en la que las empresas municipales de transporte tienen un papel fundamental, así como los servicios de movilidad compartida como la bicicleta u otros elementos de micro movilidad.

En este sentido, el ministro ha invitado a los alcaldes a la creación de espacios accesibles y seguros para los modos de transporte activos, lo que incentivará su utilización y permitirá descongestionar la red de transporte público y el tráfico.

Los ayuntamientos deberán facilitar esta beneficiosa transición, que, en el caso de las grandes ciudades, ayudará a aliviar al transporte público y el tráfico y, en ciudades de menor tamaño, podría repercutir muy positivamente en la disminución de vehículos.

2. Gestionar la demanda: Al respecto, el ministro ha hablado del teletrabajo, la flexibilización de horarios y turnos diarios y el decalaje de horarios comerciales, que son las principales medidas para la laminación de la demanda en las horas punta.

3. Garantizar la seguridad de los usuarios: Por último, Ábalos ha aludido a la seguridad haciendo mención a medidas adicionales que confieran un valor añadido a la seguridad en los desplazamientos.

En este paquete se encuentran las acciones dirigidas a gestionar y controlar los flujos de viajeros, la información a los usuarios y todas las referentes a los protocolos de seguridad y protección, entre las que cabe destacar la orden ministerial publicada el domingo en la que se incluye la obligatoriedad de utilización de mascarillas en el transporte, la definición de los niveles máximos de ocupación, la gestión de los flujos de viajeros y la posibilidad de regular horarios comerciales para laminar la hora punta.