Todos hemos sufrido alguna vez ese doloroso incordio en el que pueden convertirse las muelas del juicio. Alexandra Mendez, de la Clínica San Francisco de Asís, nos cuenta a qué pueden deberse y cuáles son las mejores opciones para afrontarlo. No te lo pierdas y si te pasa, te esperan en su clínica para ayudarte.