En la mañana de ayer miércoles 22 de mayo, en la sede del partido ecologista, los candidatos de Los Verdes de Torrevieja: Compromiso Municipal Carmen Morate y Julián Carcaño han mantenido una reunión con una representación del Comité de Empresa del Hospital Universitario de Torrevieja al objeto de intercambiar impresiones sobre la problemática existente en el Departamento de Salud de Torrevieja y la finalización en noviembre de 2021 del actual contrato de concesión con el grupo Ribera Salud.

A media reunión, se incorporó a la misma el alcaldable de la formación ecologista José Manuel Dolón.

Redacción: Por parte de Los Verdes de Torrevieja, Julián Carcaño transmitió a los representantes de los trabajadores del hospital la archiconocida posición de Los Verdes de Torrevieja sobre el futuro de este departamento de salud a partir de noviembre de 2021: su incorporación a la red sanitaria pública de gestión directa de la Conselleria de Sanidad.

En esa misma línea se había pronunciado la líder de Compromís, Mónica Oltra, cuando vino a Torrevieja el pasado 14 de mayo para respaldar la candidatura de José Manuel Dolón a la Alcaldía de Torrevieja.

La sanidad pública no debe ser un negocio privado. Por esta razón, organizaciones como Los Verdes de Torrevieja y Compromis planteamos que a partir de noviembre de 2021 el Hospital de Torrevieja deje de estar gestionado por la multinacional norteamericana Centene Corporation a través de Ribera Salud.

Carcaño manifestó que la reversión del Departamento de Salud de Torrevieja a la red pública de gestión directa debe hacerse teniendo en cuenta el modelo que se siguió con el Hospital de Alzira: más inversión pública, más profesionales, más servicios y más actividad.

Los candidatos de Los Verdes y los representantes de los trabajadores coincidieron en la necesidad de aumentar el personal, así como mantener e ir mejorando sus condiciones laborales.

Actualmente, la plantilla de personal en el Hospital de Torrevieja está compuesta por unos 1.300 laborales y 53 estatutarios. Es una plantilla similar a la que había en el Hospital de Alzira antes de su reversión a la red pública y que se vio incrementada en 300 profesionales desde el mismo momento en que se produjo la reversión el 1 de abril de 2018.

Los sindicalistas hicieron hincapié en la problemática que atraviesa el Hospital de Torrevieja: la falta de camas mientras permanece cerrada una planta (la 2a Centro), la inexistencia de un almacén general, la carencia de algunas especialidades médicas y quirúrgicas, las derivaciones de pacientes, la falta de especialistas (radiólogos, urólogos, pediatras), etc.

Según las declaraciones reflejadas en la nota de prensa “los usuarios se quejan del continuo cambio de los facultativos. Parece evidente que los facultativos especialistas no quieren venir al Hospital de Torrevieja y, cuando vienen, se marchan a la menor oportunidad”.

Los candidatos de Los Verdes de Torrevieja y los representantes de los trabajadores manifestaron mutuamente la necesidad de mantener contactos más frecuentes, ya que el fin de la actual concesión del hospital está muy cercano.

Al inicio de la reunión, los representantes de los trabajadores mostraron su indignación por un reparto masivo de un tríptico anónimo en papel cuché que se había producido esta misma mañana en el parking y otras zonas del hospital alertando de los males bíblicos que padecerá Torrevieja si sigue gobernado la izquierda. Ese reparto incumple las ordenanzas municipales.

En particular, los sindicalistas indicaron que todo lo que se dice en ese indigno y cobarde panfleto es mentira, en particular en lo que hace referencia al hospital.