El verano suele ser una época muy buena para las personas con psoriasis ya que la enfermedad puede mejorar durante este periodo. Sin embargo, si convives con ella debes de tomar una serie de precauciones ya que también existen unos riesgos propios de ésta estación

Redacción: La psoriasis es una enfermedad dermatológica muy frecuente, afecta al 2% de la población española. Una patología no contagiosa en la que el sistema inmunológico se activa por causa desconocida y produce lesiones cutáneas rojizas, preferentemente en codos, rodillas y zona lumbar, aunque puede afectar a otras áreas.

Si padeces psoriasis o tienes un familiar o amigo que la tiene, en este post de damos una serie de consejos que pueden ser muy útiles:

La radiación ultravioleta suele mejorar la psoriasis. Es recomendable que las personas con psoriasis se expongan al sol de una forma progresiva (10-­15 minutos al día al inicio, según el tipo de piel). De hecho, un tratamiento muy efectivo que se puede utilizar en los pacientes con psoriasis en invierno es la fototerapia (aplicación controlada de radiación ultravioleta A ó B en cabinas).

Evitar las quemaduras solares, porque si la piel se quema podría incluso empeorar la psoriasis en esa zona (por el llamado fenómeno de Koebner). Es decir: “El sol sí, pero con moderación y sin quemarse”. Una quemadura grave puede hacer que la psoriasis se forme en toda la piel que se ha quemado.

No hay problema en utilizar protección solar sobre las áreas donde tengas psoriasis. Se recomienda aplicar de forma abundante un protector solar con las siguientes cualidades: resistente al agua, con un factor de protección solar de al menos 30 y con un amplio espectro de protección frente a los rayos ultravioleta A (UVA) y ultravioleta B (UVA)

Evitar protectores solares con mucha fragancia: esto puede irritar la piel de las personas con psoriasis.

Aplicar de nuevo el protector solar cada dos horas, incluso en los días nubosos y después de nadar o sudar.

No hay ningún problema con el agua del mar y la arena. Tan sólo hay que evitar el contacto con la arena en caso de tener heridas en alguna zona.

Piscinas. Tampoco hay problema con el agua de las piscinas con cloro siempre que el cloro esté a las concentraciones que regula la ley. No obstante, es recomendable ducharse tras salir de la piscina para eliminar los restos de cloro y evitar que la piel se irrite.

Cuidado con algunos medicamentos utilizados para tratar la psoriasis pueden hacer la piel más sensible al sol. Si te tratas tu piel con uno de estos medicamentos, incluso una exposición al sol sin protección mínima puede aumentar el riesgo de un brote de psoriasis.

Utiliza crema hidratante si pasas horas expuesto al aire acondicionado.   El aire acondicionado puede despojar a la piel de su humedad natural, lo que puede hacer que brote la psoriasis. Aplicar hidratación tras el baño puede ser de ayuda

Nadar en agua salada.  Nadar es un excelente ejercicio y es bueno para la psoriasis. Si es posible en agua salada, mucho mejor. El agua salada puede ayudar a eliminar la piel muerta, lo que a menudo hace que la piel se sienta mejor y parezca más saludable.

Evitar arañazos, cortes y picaduras    Algunas personas con psoriasis a menudo notan nuevas lesiones de psoriasis entre 10 y 14 días después de una herida en la piel. Esta relación entre las lesiones en la piel y el desarrollo de nuevas lesiones psoriáticas se ha observado en muchos pacientes. Se llama el ‘fenómeno Kobner’. Rascarse e incluso frotarse con fuerza puede conducir a psoriasis sobre la piel antes no afectada. Para proteger la piel de picaduras de insectos, se recomienda:

Tener cuidado cuando se aplique repelente de insectos sobre la piel. Si se necesita repelente de insectos hay que elegir uno que contenga un bajo porcentaje de DEET, el ingrediente activo en la mayoría de repelentes de insectos.

Prueba otros medios para evitar las picaduras de insectos, use velas de citronella o permanece en interiores cuando los insectos estén más activos como al anochecer-

Mantenerse frescos:    

La sudoración puede irritar la piel, especialmente cuando la psoriasis se desarrolla en la cara o el cuero cabelludo. Si el sudor te irrita la piel es conveniente encontrar formas de mantenerse fresco. Busque lugares con aire acondicionados. Cuando esto no sea posible, elimine con suavidad el sudor de la piel con un pañuelo limpio que haya sido humedecido con agua fría o utilice una toallita limpia sin esencias para eliminar la sudoración.

Disfrutar de la estación. El estrés puede empeorar la psoriasis y aumentar el picor. Cuando se trate de controlar la psoriasis durante el verano, probablemente uno de los consejos más importantes sea encontrar formas de relajarse y disfrutar de la estación. El alivio del estrés a menudo aporta un alivio para la psoriasis.

En definitiva, el verano suele ser una buena época para las personas  con psoriasis, gracias principalmente al sol y a que es un periodo en el que el nivel de estrés disminuye considerablemente por el periodo vacacional. Sin embargo, debes seguir algunos consejos para evitar algunos problemas inherentes de la época estival.

Si deseas conocer más consejos de salud, suscríbete al  newsletter  

 https://www.blogdesalud.riberasalud.com y recibirás periódicamente las noticias más destacadas del blog Yo Salud.