La Patrona de la ciudad descendió de su Camarín para estar lo más cerca posible de los pequeños

La Eucaristía estuvo cantada por el coro Adonai, de la Catequesis Parroquial.

Redacción: La Purísima Concepción descendía este sábado de su Camarín para presidir, desde el mismo Presbiterio, la Eucaristía con motivo de la Festividad de la Presentación del Niño en el Templo, conocida popularmente como “La Candelaria”. La Santa Misa estuvo presidida por el arcipreste de Torrevieja y párroco de la Inmaculada, Manuel Martínez Rocamora, y cantada por el coro Adonai, de la Catequesis Parroquial, bajo la dirección de José Antonino Quesada y el acompañamiento al piano de Aurelio Martínez.

Al finalizar la Eucaristía se procedió a impartir una bendición especial a los que iban a ser presentados, así como a sus padres. Un gesto previo al rito de acercamiento de cada uno de los pequeños a tan sólo unos centímetros de la Patrona de la ciudad, produciéndose reacciones muy diversas, con la naturalidad que caracteriza a los niños. Así, una veintena de participantes tomaron parte en este signo de devoción popular, a la vez que recibieron un recordatorio personalizado y un escapulario con la imagen de La Purísima.