Redacción: Torrevieja tendrá asegura la arena en sus playas para los próximos dos años, aunque hayan temporales, según ha informado de rueda de prensa el concejal de Playas, Javier Manzanares, quien ha dado a conocer los detalles del trabajo que se ha llevado a cabo hasta conseguir las oportunas autorizaciones que permitirán extraer la arena del cauce del barranco de Torreblanca, tratarla y almacenarla para utilizarla cuando sea necesario. Las previsiones indican que al menos se obtendrán 15.000 metros cúbicos de arena.

Manzanares ha calificado esta actuación como un hecho “muy importante para la ciudad” y ha recordado que se viene trabajando desde hace mucho tiempo para convertirla en realidad. El edil ha detallado los antecedentes de la procedencia de esta arena y ha desvelado que durante muchos años el Ayuntamiento “ha recibido innumerables avisos por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura de la necesidad de que se limpiara el cauce del barranco de Torreblanca”.

Este espacio fue el lugar en el que se depositaron las arenas procedentes de las obras de urbanización del Sector 26 “La Manguilla” (año 2009), situado en la carretera del Torrejón frente a la calle las Musas y el barranco de Torreblanca y las de los sótanos de las parcelas que se desarrollaron en años sucesivos. El material depositado en el barranco era arena dunar que se fue acopiando durante años “igual que otro tipo de vertidos ilegales y escombros que han contaminado la arena de manera que en el estado en el que está actualmente no es apta para depositarla en nuestras playas”.

En el relato de los hechos Manzanares ha explicado que en octubre de 2015 “recibimos un boletín de comunicado por parte de la Guardería Fluvial de la Confederación informando de la existencia de un cordón de arenas que cerraba el citado barranco y señalaba al Ayuntamiento de Torrevieja como la entidad competente para la retirada y gestión de los residuos, así como de la eliminación de los acopios de áridos y arenas depositados en él, que se encuentran obstruyendo la permeabilidad del mismo”

Además, en el escrito también solicitaba al Ayuntamiento que “intensifique la vigilancia a través de la Policía Local, dado que estas situaciones se producen en horarios nocturnos y fuera de los horarios laborales habituales”. El escrito fue respondido desde el área de Playas y se produjo una primera reunión con la Guarda Fluvial en la zona en la que se concretó un proyecto para resolver dos situaciones: Cumplir con el requerimiento de la limpieza del barranco y por otro lado recuperar mediante un tamizado fino la arena acumulada en ese espacio para usarla en las playas y acumularla en un espacio municipal hasta que sea necesaria su utilización, cumpliendo con las especificaciones de la Confederación Hidrográfica del Segura.

El pasado viernes se adjudicó en JGL mediante un procedimiento abierto,  el contrato por el que se puede realizar “la retirada de la arena, su limpieza y su acopio en un espacio aún por determinar. Este es el último paso para poder resolver un problema que ha existido por la dejadez de muchos años y que ha provocado que miles de metros cúbicos de arena se hayan contaminado”. El trabajo para llegar hasta este punto ha sido “largo y complicado pero ahora podemos afrontar con una enorme tranquilidad los dos próximos años. Es un hecho histórico ya que nunca esta ciudad ha recogido tal cantidad de arena para regenerar nuestras playas y protegernos de cualquier temporal durante el invierno con arena de calidad”.