Opinión: Marcos Tomasella Secretario de Acción Electoral PSPV-PSOE Torrevieja

Resulta preocupante ver todos los días un titular sobre la violencia machista. No pasa una semana en que no veamos algo tan atroz como la muerte de una mujer a manos de un maltratador. Nadie se puede imaginar el infierno que estas pasan.

A medida que nuestra democracia ha ido creciendo, este tema se ha hecho cada vez más visible. Antes era común que se justificase los golpes a las mujeres; quizás no lo recuerden, pero en una escena de la película Sor Citroën -allá en los 70- ésta le dice a una mujer golpeada por su marido que “… ella lo provocaba, que era débil y le gustaba que le pegara”. Es cierto que hemos crecido como sociedad y hoy en día eso sería considerado intolerable para la mayoría. Digo para la mayoría porque viendo el discurso de Vox empiezo a creer que quieren volver a esas épocas.
No se equivoquen; no hay un aluvión de denuncias falsas. Lo que vemos todas las semanas es una mujer asesinada a manos de su marido o pareja. Una y otra vez, una y otra vez, se repite la misma historia.

Ese partido en el punto 70 de sus propuestas propone la derogación de la Ley de Violencia de Género, y para eso proporciona sus argumentos que no son otra cosa que una mentira tras otra. Comencemos a hablar de las mentiras de Vox:
La ley de Violencia de Género

1. No deroga la presunción de inocencia. Por más que mi pareja me denuncie, yo sigo siendo inocente hasta que se demuestre lo contrario
2. No inversión de la carga de la prueba, es decir, que yo no tengo que demostrar que soy inocente. La que denuncia debe demostrar que soy culpable. Por este motivo hay absoluciones y, en caso de duda, se presume inocente. Y no por esto es una denuncia falsa, es que no se pudo probar lo denunciado.
3. El testimonio de una mujer es prueba testifical como en cualquier caso. Es una prueba más, no es la prueba excluyente que condenará al maltratador, es sólo una prueba más.
4. No indica que haya que detener al denunciado.
5. Los denunciados pueden seguir viendo a sus hijos/as. Hay muchísimos condenados que tienen régimen de vistas; sólo pierden ese derecho cuando exista una causa para que se les prohíba.
6. La ley no castiga más al hombre que mate a su mujer que a la mujer que mate al hombre.

Resulta cuanto menos preocupante que ese partido gaste fuerzas y energías en derogar una ley que protege a las mujeres de la violencia y que viendo las cifras de violencia machista, sabemos que no las protege tanto. Además, en ese mismo punto propone quitar las subvenciones a las ONG que se encargan de ayudar a proteger a esas mujeres. 

Yo hoy tengo miedo de que estas mentiras calen en la sociedad, tengo miedo por mi hija, mi prima, mi vecina y por todas las mujeres que puedan caer en las manos de un maltratador, tengo miedo por nuestra sociedad.
Derogar la Ley de Violencia de Género hace a las mujeres más vulnerables, las vuelve invisibles frente a un problema gravísimo. Que no te engañen, ellos sólo buscan poder dominar a la mujer sin tener que afrontar las consecuencias.