La actualización de la Carta Arqueológica Subacuática de la provincia por el museo del MARQ es uno de sus principales proyectos de investigación, que se inició en 2011 con la revisión de la información generada.

Redacción: Son numerosos los textos que hablan de una Torrevieja marinera, con una costa expuesta donde escaseaba los refugios para las embarcaciones. Así mismo tenían una gran importancia  las Salinas de la Mata y Torrevieja que junto al comercio de la sal proveniente de las mismas, favorecía el movimiento de barcos.

Teniendo en cuenta todo ello el equipo de investigadores del Museo Arqueológico de Alicante, formado con Rafael Azuar Jefe de la Unidad de Excavaciones y Colecciones del MARQ; el director Técnico del Proyecto Omar Inglese junto con Alejandro Jesús Pérez, Alicia Reig  y Gema Ortega de Universidad de Alicante; Juan Sebastián Miralles de la Universidad de Valencia; María José Cruz y Marcela Manrique de la Universidad de Cádiz; están realizando trabajos de estudio subacuáticos en aguas torrevejenses, que los lleva a elaborar una carta arqueológica de la costa de Torrevieja en la que ya, el año pasado, se pudo catalogar el pecio de las tejas en La Veleta o las anclas de almirantazgo en La Mata.

En esta ocasión y durante quince días están trabajando en aguas próximas a Cabo Roig y Mil Palmeras. Para ello están utilizando las instalaciones del Club como sede, facilitando la tarea científica de recogida de datos, que más tarde se estudiaran en el Museo Arqueológico de Alicante.

La actualización de la Carta Arqueológica Subacuática de la provincia por el museo del MARQ es uno de sus principales proyectos de investigación, que se inició en 2011 con la revisión de la información generada. En la fase actual el objetivo es la documentación del Patrimonio Cultural Subacuático (PCS) en la comarca de la Vega Baja, en sus municipios costeros -Guardamar del Segura, Torrevieja, Orihuela y Pilar de la Horadada.

En esta campaña, que cuenta con la colaboración de voluntarios, explicaba el Director Técnico Omar Inglese, que sería conveniente un estudio sistemático y científico de los fondos aunque lo ideal sería “una prospección con sonar” de esta forma los resultados podrían dar algunas sorpresas.

Para llevar a cabo estos trabajos se cuenta con el respaldo del Real Club Náutico Torrevieja, que ha facilitado las instalaciones de donde parten de 8 de la mañana a 3 de la tarde, para las prospecciones y los sondeos que se hacen a 30 metros de profundidad en la zona de Cabo Roig. Todos estos trabajos ha señalado Omar Inglese “tienen dificultad añadida por el medio acuático, la importante logística, infraestructura y el equipo humano experimentado que es necesario” a esto se suma más de dos meses para catalogar los hallazgos.