El concejal popular Gil Rebollo Gil Rebollo ha dicho, que el pasado fin de semana fue penoso ver como los ciudadanos se vieron obligados a arreglar con sus propios medios los tablones de la senda peatonal, ante las numerosas caidas que se produjeron y por la que se personaron tanto la policía local como el SAMU.

 Redacción: El concejal del Grupo Municipal Popular, José Eduardo Gil Rebollo, ha manifestado su enfado ante la situación en la que a mediados de julio y en plena época estival se encuentra la senda peatonal de la Playa de la Mata que continua en un estado de abandono que ni los Materos ni los visitantes en esta época se merecen.

Según Gil Rebollo, “el pasado fin de semana, fue penoso, ver como ciudadanos se vieron obligados a arreglar con sus propios medios los tablones de la senda peatonal, ante las numerosas caidas que se produjeron y por la que se personaron tanto la policía local como el SAMU”

El edil popular ha destacado como  el pasado mes de enero y posteriormente a finales de marzo se  denunció  esta situación, en palabras de Gil Rebollo: “no pueden decir que les han pillado los san fermines, sino que la desidia y el desinteres por la zona norte de Torrevieja llega hasta tal extremo, que no solo dejan perder la senda peatonal sino que además el pasado lunes, 9 de julio, se colocó  la bandera azul donde no corresponde”.

Eduardo Gil cree que tanto al Concejal de Playas, Javier Manzanares, como al alcalde José Manuel Dolón, les viene grande el puesto que ostentan, ya que tras tres veranos gestionando las playas de Torrevieja, estás se encuentran cada año en peor estado y no es esto lo peor, ya que el problema radica en el no cumplimiento del convenio firmado entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Medio Ambiente por el cual corresponde su mantenimiento al Ayuntamiento.

Este Gobierno local, se está riendo de todos nosotros e incluso nos menosprecia al pensar que somos tontos y dejará pasar el verano sin haber tomado las medidas oportunas y mientras tanto los ciudadanos sufriendo accidentes y reclamando al Ayuntamiento la responsabilidad patrimonial que finalizara en el pago de indemnizaciones.

El estado del tramo, donde más establecimientos comerciales existe, es un verdadero laberinto de conos, instalados por la Policía Local en cada una de las tablas rotas, ante las numerables quejas de  los transeuntes  y por el peligro constante por las caidas.

Para finalizar, Gil Rebollo se pregunta: “ ¿Qué tiene que pasar para que José Manuel Dolón o cualquier Concejal de su equipo de gobierno ordenen el mantenimiento de la senda?. “Hay excelentes profesionales en la plantilla del Ayuntamiento que con una orden dejarían la senda en perfecto estado.”·