Piensan que así se evitará una cadena de deterioros y “vicios ocultos” en un colegio tan antiguo

Redacción: Con fecha 13 de junio de 2018, se llevó a cabo una reunión en la Dirección Territorial de Educación de Alicante, a la que asistieron, como representantes de la AMPA del CEIP Inmaculada, la Presidenta en funciones, Mayca Padilla y la Secretaria, Gracia Martínez. En representación del Centro estuvo presente la Directora del mismo, Mª José Monedero y como representantes de la Administración convocante, la propia Directora Territorial, Tudi Torró, el Jefe del Servicio Territorial, José Antonio Corral y el Inspector de zona, Mariano García.

Al comienzo de la reunión tomó la palabra la Directora territorial para hacer una completa exposición de los motivos que han llevado a que después de 10 meses y 6 escritos por parte del AMPA solicitando información sobre el arreglo del Centro, no hayamos tenido respuesta alguna. No entramos a valorar los motivos, puesto que el propósito de la reunión es encontrar soluciones.

Como ya ocurriera en un Consejo Escolar celebrado en el Colegio Inmaculada, se nos habla de un proyecto redactado por la ya desaparecida CIEGSA, que data de 2009 y está visado en 2017, fecha en la que, de forma complementaria al proyecto, la Dirección territorial solicita un informe patológico que pone de manifiesto la necesidad de que, de forma preventiva, se proceda a APUNTALAR buena parte del pabellón principal del centro. Cabe decir que este proyecto mantiene edificaciones como el pabellón de 2º ciclo y el pabellón administrativo.

Según parece, el proyecto del que nos hablan está tan adelantado que puede incluso llevarse a licitación, lo que supondría ganar tiempo en el procedimiento administrativo que se trata.

Pero, desde el AMPA, y siendo conscientes de que no somos técnicos, ponemos de manifiesto los “fallos” que consideramos contiene el proyecto de entre los que destacamos los siguientes:

  • Se aprovechan unas duchas (vestidores) para el gimnasio, cuando en realidad parte de esas duchas son hoy en día el comedor.
  • Incorrecta ubicación del depósito de calefacción.
  • Falta preinstalación de aires acondicionados.
  • Mantenimiento de, al menos, dos de las construcciones existentes, con lo cual se reduce la posibilidad de un colegio vertical, es decir, con plantas, puesto que las existentes no permiten elevar alturas.
  • Las instalaciones del gimnasio ocupan buena parte del actual patio, con lo cual reducen aún más su tamaño, lo que supone que, el momento “recreo”, se convierte en un nuevo problema, cuestión esta avalada por la propia directora del Colegio.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, siempre hechas desde un punto de vista no profesional, opinamos, por un lado, que no se puede llevar a licitar el proyecto existente sin antes ser supervisado por técnico competente y a la mayor brevedad posible, al objeto de evaluar los gastos que puede conllevar adecuar el mismo tanto a la realidad actual de las instalaciones como a las necesidades del centro.

Por otro lado, como AMPA, proponemos la posibilidad de demoler y ejecutar obra nueva, no sólo de los edificios afectados, sino de la totalidad del centro, de modo que podamos evitar la posible aparición, a posteriori, de vicios ocultos que no harían sino retrasar e incluso paralizar la obra. Los parches, a la larga, solo traen problemas.

Así pues, y a modo de conclusión se alcanzan lo siguientes acuerdos:

Por un lado, la Directora territorial se compromete a contestar por escrito a nuestras reiteradas solicitudes.

Por otro, a enviar, antes de mediados de julio, a un técnico competente que, acompañado por profesorado y representantes de AMPA, visite el centro y pueda valorar todas las posibilidades arriba descritas.

Por lo tanto, estamos a la espera de que se produzca esa comunicación escrita y podamos dar pronta solución a nuestro Colegio.