En las ponencias se vio que el valor diferenciador de los clubes náuticos frente a las empresas, en caso de licitación, se encuentra en los temas deportivos y sociales

Redacción: En el III Simposio Nacional de Clubes Náuticos, organizado por la Confederación Española de Asociaciones de Clubes Náuticos del que el Real Club Náutico Torrevieja forma parte (a través de la persona de Carlos Torrado y Germán Soler como gerente y tesorero respectivamente) y que tuvo lugar los días 6 y 7 de octubre, en el Auditorio de la Diputación de Alicante, bajo el lema “La gestión sostenible y los nuevos retos de los clubes náuticos”, se abordó con especial interés la situación de precariedad que viven los clubes cuya concesión ha finalizado, o está a punto de finalizar. Al mismo asistieron más de 130 asistentes representantes de clubes náuticos de toda España.

El RCNT desempeñó un papel esencial, en la organización de las dos intensas jornadas de debate, sobre cuestiones legales, de gestión portuaria y deportiva, contando para ello con la participación de ponentes de referencia, relacionados con los temas de mayor interés y actualidad aplicables al campo de la gestión, tendencias legales, estrategia de comunicación, patrocinio deportivo y la innovación tecnológica. En las distintas ponencias se vio la importancia que juegan los clubes en el desarrollo económico y turístico de las localidades donde se encuentran ubicados. Se destacó, sobre todo, los momentos de mayor dificultad (como la crisis económica), donde la gestión de los clubes náuticos se vio como un modelo empresarial de éxito. Puertos del Estado reconoció la labor de vertebración social de estas entidades, así como su capacidad de integrar los puertos en las ciudades de una manera amable, calificándolos de “estratégicos”.

Por otro lado, en cuanto a la renovación de las concesiones, Germán Soler presidente del RCNT apuntaba, “aunque se va por el camino acertado, éste es lento y de proceso largo” indicando que “hoy más que nunca hemos de ser conscientes del valor diferenciador frente a empresas con las que no se puede competir en términos económicos. Esos valores, son los puntales de la entidad y tenemos que tenerlo muy presente, como la escuela náutica; el deporte del remo y la vela; el deporte adaptado; lograr categorías olímpicas; apoyo a los deportista náuticos de elite y por último, pero no menos importante, la gran masa social que forma parte del club y que es su principal razón de ser”. Añadía que “sólo a partir del desarrollo pleno de estas funciones, podremos seguir manteniendo la concesión”.

En el Simposio quedó patente que en el momento que un Club Náutico se convierte en un simple parking de barcos pierde totalmente su argumento de permanencia. De hecho, esta fue una de las principales conclusiones del III Simposio de Clubes Náuticos.