Un reciente estudio en niños de tan sólo 7 años, refleja que el tiempo que pasan mirando al móvil o la tablet les está produciendo problemas de espalda que si no se corrigen pueden hacer una generación de personas con patologías crónicas